martes, 6 de marzo de 2012

De los mejores sueños también te tienes que despertar


Era un plan perfecto, te iba a hacer feliz, empecé a anotarlo, pensé que sería un buen regalo, te iba contando cómo me sentía en cada momento, cada vez que lo pensaba me imaginaba una mala cara por tu parte hasta que pensé qué cara pondría yo si tú me regalaras algo así. Empecé a no poder dormir si no era imaginándome tu cara al verme. Pasaron los días, unos más rápidos, otros más lentos, unos mejor, otros peor y llegó, el gran día, se pasó más rápido de lo que imaginé. Tenía un plan perfecto, no podía fallar, hasta que me di cuenta de que no contestaba a los mensajes, sí, sí podía fallar, empecé a ponerme nerviosa, algo bastante habitual en mí, y en un momento, sin saber muy bien cómo pasé de estar envuelta en lágrimas en mi cama a estar metida en un coche, yendo a 150km por hora hacia donde estabas tú, supuestamente. Aparcamos delante, y te llamé: + ¿Dónde estás? – Con un pie en la ducha. +Escúchame atentamente, estoy a 100 metros de ti, ven por favor, estaba en la esquina, hicimos el chiste fácil y colgué. No sé si tardaste demasiado o simplemente se me hizo eterno. Te llamé: + Joder tía ¿dónde estás? – Voy, voy, ten las llaves. Y colgamos. No sabía hacia dónde mirar, vi una figura pequeñita andando insegura a lo lejos, pensé que eras tú, no, no lo eras… O sí… (Imagina por un momento la sensación de conocer a alguien que ya conoces) Cállate estúpida mente, tengo que saber si es Laura. De repente esa figurita se fue haciendo más grande hasta que me vi rodeada por sus brazos y mojada por sus lágrimas. A estas alturas sabrás que no me acuerdo de nada de lo que hablamos, únicamente buscaba tus abrazos y tu mirada. Era hora de irse. No importa, nos veremos mañana. Si tú no estás aquí no sé qué diablos hago amándote. La carta… Olía a ti… Ese mañana nunca llegó, pero hubo otros mañanas llenos de risas, ilusiones, de momentos que ambas habíamos soñado. El último día, sentía una presión en el pecho que sólo había vivido una vez en mi vida, también relacionada contigo. Silvia, disfrútala, me dije una y otra vez a lo largo del día. Tus amigas fueron un gran apoyo, cuando no estabas me abrazaron mientras lloraba como si fueran amigas mías de siempre. Te fuiste. ¿Cómo puedes cenar a esta hora? Claro que se puede cenar a esa hora, lo único que quería era que estuvieras a mi lado. Llegaste con una gran sonrisa, pero yo sabía que habías estado llorando, nos fuimos dirigiendo a la salida. Como ese momento que aprietas el gatillo y ves cómo la bala atraviesa su cabeza en un instante, ese momento que te cortas el brazo en vertical con el trozo de cristal, plástico o metal más afilado que encuentras y un gran chorro de sangre mancha el suelo, ese momento que le cortas la respiración con las manos alrededor del cuello y notas cómo su cuerpo pasa de estar en tensión a ser un simple muñeco con el que puedes jugar. No había marcha atrás. Taxi. Lo mejor era pedir uno, que fuera rápido, sin pensar, sin llorar, sólo actuar. Nunca me han gustado los taxis y el otro día terminé de confirmar mi teoría, pensé que lo mejor sería hacerlo rápido como tú dijiste, sé que no ibas a aguantar mucho tiempo más sin llorar y estabas temblando, sé  que no era del frío, yo también estaba temblando, tenía miedo... Quería estar contigo cuando pasara, cuando te pusieras a llorar como una niña a la que le han robado su muñeca favorita, (así me sentía yo, pequeña y frágil y el destino, la distancia, todo me estaban quitando a mi muñequita más querida) pero pensé que no iba a ser bueno para ninguna de las dos, que todos los recuerdos bonitos, nuestras manos entrelazadas, nuestras miradas de complicidad, los regalos, los mejores regalos de mi vida, tus abrazos, todos esos momentos se iban a perder en el amargo llanto y no quería que ninguna de las dos, pero sobretodo tú, se llevara ese recuerdo. Avanzamos, aunque me costaba andar, me temblaban las piernas, paramos allí donde cinco días antes nuestros ojos desprendían lágrimas de felicidad, y ahora lo hacían de tristeza, de desesperación. Pasaron 6 efectivamente, y cada uno me hacía más daño, era incapaz de pararlo, pensaba en lo rápido que había pasado todo, no sólo esos días, nuestra amistad, lo que nos hemos llegado a querer, pensaba que no me perdonaré jamás haberte dejado en la calle, temblando. Sé fuerte me decías rompiendo el silencio que sólo estaba manchado por el ruido de la gente y los coches. Ambas sabemos que en ese momento puedes ser de todo menos fuerte. Cerré los ojos, te apreté la mano, te pedí perdón, aunque no sé si me escuchaste, y levanté la mano que me quedaba libre que me temblaba más que nunca, ni siquiera sabía si se había parado, ni siquiera sabía si había pasado uno, ese que me iba a alejar de tu lado. Entreabrí un ojo y lo vi ahí, no puede ser... Maldecí mi suerte varias veces. Me voy a separar de ella. Te abracé lo más fuerte que mis nervios y el temblor que tenía me permitieron. Te quiero. Te amo. Te amo cariño… Y cerré la puerta, no paraba de pensar: una puerta nos separa, nos separa… No quería aceptar que era el final, pensé que nos íbamos a volver a ver el día siguiente pero me di cuenta que no, para cuando giré el cuello ya te había dejado atrás, muy atrás. Mandé al conductor que volviera al punto de partida, donde tú estabas pero no me escuchó. Necesitaba decirte una vez más que me vas a tener hasta el último de mis días. El viaje fue corto pero duro, mucho… Me costaba asimilar lo que acababa de pasar: No la volveré a ver, no la volveré a ver, me gritaba a mí misma. Pagué y salí del taxi, y la oscuridad de la noche se tragó mi llanto y todo el dolor que mi cuerpo desprendía.


 -IFeelBetterWithYou

domingo, 26 de febrero de 2012

Las personas, al fin y al cabo son eso, personas..


Las  personas… ¿Qué nos diferencia de los animales? ¿El hecho de pensar? ¿Razonar? ¿Poder sentir, querer? Que complicados somos… ¿Cómo puedo quererla sin conocerla? ¿Cómo puedo quererla sin haberla mirado a los ojos y ver ese brillo? ¿Cómo puedo quererla sin haberla abrazado nunca? Sin hacer lo que hacen las amigas normales, verse, sentirla a tu lado, quedar, hacer el tonto… Pues, ni lo sé ni me importa, quizás es por eso, porque somos complicados, pero no me importa ser complicada si eso implica quererla como a pocos sin saber la razón. 

sábado, 25 de febrero de 2012

Asco..


Impotencia, es la única palabra para describir esta situación. Pasarme noches enteras llorando sin poder hacer nada, tenerla tan lejos, saber que todo cambiará de un momento a otro, entrar en la rutina, no vivir emociones, experiencias, saber que está jugando conmigo, no ser nada para nadie y en ningún lugar… Me siento impotente al ver cómo pasa mi vida y yo estoy aquí, viendo, sufriendo por ello, sin poderla disfrutar porque no sé, simplemente no he aprendido o hace tanto que no lo hago, que se me ha olvidado. Me gustaría, antes de acostarme poder decir: hoy ha sido un buen día, me siento feliz por haber vivido el día de hoy, pero hace tanto que no siento algo así que creo que jamás lo volveré a sentir. ¿Qué es lo único que me apetece hacer en estos momentos? Puesto que por llorar ya no consigo nada, como antes, sólo dolores de cabeza, supongo que lo mejor sería desaparecer, no existir, aunque… probablemente me defraudaría al ver que nada ni nadie cambia sin mí.
-IFeelBetterWithYou    

miércoles, 22 de febrero de 2012

Gente aburrida que decide joder vidas


Cuántas oportunidades he tenido de acabar con esto, cuántas veces el filo del cuchillo ha rozado mis venas, cuántas veces he querido hacerlo, cuántas veces he cerrado los ojos, he contado hasta diez y he hecho fuerza para hacerlo, para terminar con esto que llaman vida, pero no soy capaz ¿por qué? No lo sé, me gustaría poder hacerlo. Quizás sea por ti, pero por ti he muerto hace tiempo… Quizás sea por ellas, quiero imaginar que las afectaría, pero tarde o temprano se acabarían olvidando, total, los amigos van y vienen, y si yo me fuera no volvería. Entonces, ¿por qué no lo hago? Estoy harta de saber que tu vida va mejor, estoy harta de relacionarte con todo lo que me pasa, hago o digo, estoy harta de no dormir, pasarme las noches llorando con cualquier pensamiento o canción que relaciono contigo también, estoy harta de ti, pero aún así te quiero como el primer día. ¿Te acuerdas? Éramos inseparables, y ahora… ¿Sabes que existo? Pues sí, me llamo Sílvia y tengo el corazón roto por ti, estoy harta de la vida y te quiero como nadie te ha querido nunca, pensarás que estoy loca, le puedes preguntar a cualquiera, ya que por lo visto no te acuerdas de cómo soy, que afirmará sin duda alguna, pero… ¿sabes algo? Me gusta estarlo, pero no por ti… quiero olvidarte, no estaría mal que me ayudaras. O me quieres o no, pero no juegues más conmigo, por favor…

               -IFeelBetterWithYou

domingo, 19 de febrero de 2012

Vete a la mierda :D


Me faltan palabras para decirte lo mucho que te quiero, que lo eres todo, me faltan hechos para demostrarte que sin ti no soy nada, me faltan hojas para seguir escribiendo tu nombre y el mío encerrados en un ridículo corazón, me faltan lágrimas para llorar, cada lágrima que me cae mejilla abajo es una puñalada directa al corazón, le faltan horas al día para que siga pensando en ti… Pero supongo que eso ya lo sabes y que… simplemente, te importo una mierda, pero tú no te preocupes que vas a seguir siéndolo todo, como siempre, la razón por la que me levanto por las mañanas, la razón por la que respiro, pienso, siento... siento por ti, ¿y yo? Pues yo, como de costumbre, nada…
                                                                                  
                                                                                              -IFeelBetterWithYou

Siempre estará ella


Con ella todo es diferente. Una cosa por muy pequeña que sea, ella la hace grande. Ella me entiende a la perfección. Ella ha estado siempre apoyándome y haciéndome feliz. Ella, la razón por la que todos los días, aunque no lo quiera sonrío. Ella nadie más que ella. Cuando estoy con ella todo es perfecto, no me importa nada más que una cosa. ELLA. Cada recuerdo, cada segundo con ella es una historia. La historia más bonita que yo conozco y que no me importa contar. Ella es como la perfecta melodía que te llega al corazón y la tarareas por todas las esquinas. Ella es una de esas cosas que sólo pasan una vez en la vida y que no hay que dejarlas escapar. Yo la definiría con tres palabras: LA MAS GRANDE.

           http://lausaver-miultimosuspiro.blogspot.com/                 




                                                      -IFeelBetterWithYou                       

viernes, 3 de febrero de 2012

Está doliendo demasiado



Todo empezó como un juego, ¿Qué mal pueden hacer un par de muñequitos metidos en el ordenador? Nos presentaron, parecías majo, todo estaba claro era un simple juego de niños. Eras mi amigo, mi hermano podría decirse, poco a poco fuimos cogiendo confianza. Pasamos de hablar días salteados a hablar cada día, cada hora. Las conversaciones de cinco minutos a las 6 de la tarde dieron paso a las largas conversaciones a la 1 de la madrugada, nos reíamos, nos sincerábamos, éramos uno solo, lo confieso: me enganchaste. Una noche, escuchando tu música y pensando en ti, algo que llevaba haciendo repetidas noches, me di cuenta de que eras lo más importante que tenia, me imaginé una vida sin ti y no pude parar de llorar, tenía miedo a perderte,  fue difícil reconocer lo que me estaba pasando, pues pocas veces he sentido por alguien con tanta intensidad, pero cada vez me gustabas más, siempre que me había pasado la ilusión me había llevado al desespero, tú eras diferente, prometí no hacerme ilusiones, no esta vez, por ti y por mí, decidí contártelo si seguía callada me moría, dijiste que era normal, que no pasaba nada, te ofreciste a alejarte de mí, te pedí que no lo hicieras.
Todo transcurría normal, tú feliz con tu vida, yo cada día más enamorada de ti, no dormía, no comía, no vivía pensando en ti, y te pedí que me dejaras, todo se acabó: los buenos y malos momentos, pensar en lo que te iba a decir, lo que te iba a contestar, cómo te iba a hablar, cómo te iba a dirigir la palabra, se acabó sin ti, te dejé escapar, me duele haber acabado con esto porque eras mi amigo y yo te quería, y te sigo queriendo, no me perdonaré nunca haberte dicho adiós.
Volvimos a hablar, supongo que lo necesitaba, no te reconocí, te dije que todo estaba olvidado, se me da bien mentir en estos casos, aunque fue la mentira que mas me dolió, total sólo han pasado dos meses y te comportaste como si fuera un extraña, como si nada entre nosotros hubiera pasado, no te entiendo ¿Acaso no tienes corazón? ¿Acaso no tienes memoria? No lo sé, solo sé que estoy harta de todo, te quiero, te quiero como a nadie y tú no eres capaz ni de regalarme una sonrisa…
 






-IFeelBetterWithYou

viernes, 20 de enero de 2012

NUEVO

Por asuntos personales Lausaver (yo), se va del blog, en fin, pronto pondré el enlace de mi otro blog..., donde estarán mis textos, y si queréis, pues os volvéis a unir.
Gracias.
Es este->
http://lausaver-miultimosuspiro.blogspot.com/

domingo, 15 de enero de 2012

Mi mitad


Su voz, la que me habla en esos momentos de confusión, esa mano que me guía cuando estoy perdida, esos consejos que siempre me ayudan cuando no sé qué hacer, esa firmeza, su madurez frente a los problemas, esa capacidad de tomar decisiones, el poder de escuchar, aconsejar, preocuparse… todo… ella… porque sin ella estoy perdida en un mundo donde nadie pierde cinco minutos en hacer lo que hace ella, entre la soledad y la ignorancia sobre mis problemas, de vez en cuando brilla una luz, mi sonrisa, sí, es cuando hablo con ella. Porque no sé cómo pagarte lo que haces por mí, que sí, las amigas están para eso y todo lo que quieras, pero una amiga no tiene la obligación de estar hasta altas horas de la madrugada para tranquilizarte y hacerte ver lo muy idiota que eres, porque, si lo haces, si decides acabar con todo, jamás podrás ver como se hace una sonrisa en su cara, y puede que haya cientos de problemas, pero, estoy segura que, algún día, dentro de mucho o de poco, ver tu sonrisa hará que me olvide de todos y cada uno de ellos. 

-IFeelBetterWithYou

Jodido destino


Todo empezó como un juego, ¿Qué mal pueden hacer un par de muñequitos metidos en el ordenador? Nos presentaron, parecías majo, todo estaba claro era un simple juego de niños. Eras mi amigo, mi hermano podría decirse, poco a poco fuimos cogiendo confianza. Pasamos de hablar días salteados a hablar cada día, cada hora. Las conversaciones de cinco minutos a las 6 de la tarde dieron paso a las largas conversaciones a la 1 de la madrugada, nos reíamos, nos sincerábamos, éramos uno solo, lo confieso: me enganchaste. Una noche, escuchando tu música y pensando en ti, algo que llevaba haciendo repetidas noches, me di cuenta de que eras lo más importante que tenia, me imaginé una vida sin ti y no pude parar de llorar, tenía miedo a perderte,  fue difícil reconocer lo que me estaba pasando, pues pocas veces he sentido por alguien con tanta intensidad, pero cada vez me gustabas más; siempre que me había pasado la ilusión me había llevado al desespero, tú eras diferente, prometí no hacerme ilusiones, no esta vez, por ti y por mí, decidí contártelo si seguía callada me moría, dijiste que era normal, que no pasaba nada, te ofreciste a alejarte de mí, te pedí que no lo hicieras.
Todo transcurría normal, tú feliz con tu vida, yo cada día más enamorada de ti, no dormía, no comía, no vivía pensando en ti, y te pedí que me dejaras, todo se acabó: los buenos y malos momentos, pensar en lo que te iba a decir, lo que te iba a contestar, cómo te iba a hablar, cómo te iba a dirigir la palabra, se acabó sin ti, te dejé escapar, me duele haber acabado con esto porque eras mi amigo y yo te quería, y te sigo queriendo, no me perdonaré nunca haberte dicho adiós.
Volvimos a hablar, supongo que lo necesitaba, no te reconocí, te dije que todo estaba olvidado, se me da bien mentir en estos casos, aunque fue la mentira que mas me dolió, total sólo han pasado dos meses y te comportaste como si fuera un extraña, como si nada entre nosotros hubiera pasado, no te entiendo ¿Acaso no tienes corazón? ¿Acaso no tienes memoria? No lo sé, solo sé que estoy harta de todo, te quiero, te quiero como a nadie y tú no eres capaz ni de regalarme una sonrisa…

-IFeelBetterWithYou